¿Te has ido de España unos meses? ¿Unos años? Y ahora piensas regresar a tu país después de una expatriación de más o menos corta duración. El reajuste puede resultar más difícil de lo que parece a primera vista. No te preocupes, para ayudarte, te damos 5 consejos para preparar tu regreso a España.

El salto a lo desconocido

España, no se encuentra exactamente igual que como la dejaste, ha hecho un cambio desde que te fuiste, y puede que tu idea de ella no sea la misma. Una forma de no sorprenderte o decepcionarte puede ser pensar que volver a España es un salto a lo desconocido, con la suficiente humildad para admitir que no lo sabes todo. Al guiarte por la experiencia, tal como lo has podido haber hecho al llegar al extranjero, multiplicas las posibilidades de aprovechar las oportunidades, de aprender a navegar en la incertidumbre. Esto implica aceptar el hecho de que en la noción de regreso, también habrá incomodidad, pero al final forma parte del juego.

Escucha tus emociones

Es importante crear un espacio que permita que las emociones fluyan a través de ti, si es posible, trata de poner tu juicio a un lado desde el principio y observando si esto es posible para ti. Si, por ejemplo, estás preocupado, permítete hacer preguntas y sentir, porque puedes usar esta emoción como una fuerza creativa. Una idea es concentrarte en una acción física como la de ordenar lo que te vas a llevar a España. Este es el momento en el que vas a dejar que tus pensamientos se esfumen. Al mismo tiempo, reflexiona sobre: “¿Este objeto o este mueble me sigue siendo útil o no? ¿Sigue siendo útil para mí o lo guardo por costumbre?” Una vez que hayas completado este “ejercicio”, ciertamente sentirás una sensación de satisfacción y confianza en tí mismo debido a tu capacidad de discernimiento. Este sentimiento de haber “tomado el control de tu vida” te será útil. Esto también lo puedes hacer en familia.

Cambia tus perspectivas

Captar mejor el regreso no significa anticiparte a todo, controlarlo todo. Hacer la pregunta de qué es realmente controlable es un primer paso. La forma en que serás recibido al regresar, la “evolución” de tus amigos, las amistades de tus hijos, el papeleo administrativo que harás, etc… son circunstancias sobre las que no tienes control. Por otro lado, puedes ser un actor en tu forma de ver las cosas. Tú eres el creador de tu realidad, las circunstancias no son responsables de la forma en que interpretas los hechos. Tómate el tiempo para observar tus pensamientos y preguntate: “¿Este pensamiento es beneficioso para mí?” (Como ordenar tus cosas para traslardarlas). Por ejemplo, el pensamiento que he estado arrastrando durante años: “Son tan ineficientes en España, me vuelve loco ver que nada funciona, estoy exasperado…” me es útil hoy en día o refuerza esta emoción a la que me he acostumbrado? Por haber vivido una expatriación y experiencias fuera, es verdad que tú no eres ahora la misma persona que eras cuando te fuiste de España.

Sigue siendo humano(a)

Cuando vuelvas a España, elige a personas en las que puedas confiar, sé tú mismo y mantente conectado. Sentimientos de soledad y malentendidos pueden surgir rápidamente a un expatriado de regreso; algunas personas podrían tener dificultades al aceptar que has cambiado. Mantener la conexión puede ayudar a cuidar las relaciones. Si no puedes implementar las acciones mencionadas, no importa, ¡deja que tu personalidad hable por sí misma! Vive y deja espacio a la aparición de sorpresas (buenas o malas) porque es difícil calificar de antemano (y ni siquiera a posteriori) la experiencia del regreso a casa. Déjate fluir.

No dudes en consultar

Si alguna vez detectas una acumulación persistente de síntomas como el estrés, la inestabilidad del estado de ánimo, la incapacidad de proyectarte en el futuro, los trastornos alimentarios, el insomnio, la tristeza, o lo que sea, no dudes en consultar a un psicoterapeuta/médico ya que esto puede ser un signo de depresión que requiere tratamiento.

Te deseamos un buen regreso y esperamos que estos 5 consejos para preparar tu regreso a España te sean muy útiles. No dudes en contactar con nosotros para buscar (sin estrés) tu hogar ideal.