A la hora de comprar o alquilar una vivienda, hay que aceptar ciertos compromisos. Sin embargo, algunos defectos pueden dar lugar a un descuento significativo en el valor de la propiedad, lo que juega a tu favor. Durante las negociaciones, puedes obtener un descuento del 5% al 25% del valor de la propiedad. Así que, para ayudarte, te contamos los 5 defectos principales que pueden hacer bajar el valor de un inmueble.

La falta de luz

Una mala orientación o una luminosidad baja o reducida devalúa fuertemente una propiedad. Te aconsejamos que, en la medida de lo posible, visites el inmueble a diferentes horas del día para averiguar mejor estos defectos que no siempre percibimos en la primera visita. Del mismo modo, una vivienda con orientación norte no siempre es sinónimo de mala iluminación, ya que si está situada en una planta alta, con ventanas que den al exterior, la vivienda puede ser muy agradable para vivir.

Una propiedad situada en la planta baja

Un inmueble situado en la planta baja presenta varias deficiencias: falta de luz, falta de privacidad, ruido y sensación de inseguridad. En resumen, las viviendas situadas en la planta baja tienen una mala reputación acentuada si la vivienda da a la calle. Estas propiedades están sujetas a un descuento en el precio de alrededor del 15 al 20%. Esto no es nada despreciable. Los inmuebles interiores (que dan a un patio por ejemplo) también sufren una mala imagen y tienen un precio entre un 10% y un 15% más bajo. Sin embargo, hay que tener en cuenta que las propiedades de la planta baja tienen generalmente gastos de comunidad más bajos, lo que puede compensar esta carencia para los presupuestos más pequeños.

Por lo tanto, el número de planta tiene un impacto importante en los precios de la propiedad. Una propiedad en un piso alto o en un ático tendrá un precio más alto… ¡siempre que haya ascensor! Un piso en la quinta planta sin ascensor será mucho más difícil de vender sin una disminución de precio.

La ubicación

La ubicación es un criterio importante para los compradores. Una propiedad con malas conexiones de transportes públicos, con pocos comercios y comodidades verá su precio caer bruscamente. La ubicación de los inmuebles suele ser uno de los primeros criterios a tener en cuenta por los compradores. Un inmueble situado en una zona con poca seguridad o «mala reputación» (zona, escuelas, etc.) también tendrá una disminución importante y el precio de la propiedad se verá afectado.

Del mismo modo, una propiedad situada encima de un bar o restaurante será más difícil de vender por el riesgo de contaminación acústica y de olores. Desgraciadamente, este tipo de defecto está ligado a factores externos y es casi imposible que el vendedor lo reduzca.

El estado del inmueble y la comunidad

El mantenimiento de la vivienda, así como la comunidad, influye de forma significativa en el precio de la misma. Si se prevén derramas importantes, los compradores tendrán que negociar el precio. Tendrán que dedicar tiempo y dinero a estas obras. El mismo razonamiento se aplica a las propiedades más antiguas que necesitan ponerse al día. A veces, el encanto del inmueble antiguo compensa el descuento de la obra, pero esto se hará en función de cada caso.

Si vas a vender, considera la posibilidad de dar un lavado de cara a tu propiedad antes del periodo de visitas. El home staging es una muy buena manera de conseguir un mejor precio a la hora de vender. ¡Cuidado también a los olores!

La disposición atípica de las estancias

Esto es especialmente cierto en el caso de los pisos en áreas metropolitanas, donde se quiere evitar el desperdicio de espacio. A 5.000 euros por metro cuadrado, ¡hay que rentabilizar cada espacio! Por lo tanto, los trazados atípicos no suelen verse favorecidos por los potenciales compradores urbanos. Una vivienda mal distribuida (con habitaciones contiguas, por ejemplo) o mal proporcionada (una entrada grande y un salón pequeño) tendrá generalmente una rebaja de 10%.

Sin embargo, es importante evaluar todos estos defectos en función de las especificidades del inmueble que se va a vender o comprar. En efecto, un inmueble situado en la planta baja de una calle bien ubicada en Barcelona probablemente no verá descender su precio. Ciertas cualidades, como un alto nivel de luz, la ausencia de edificios en frente y unas vistas al mar o despejadas, también pueden hacer olvidar ciertos defectos y el precio no se verá afectado. Un último consejo si eres vendedor, es obvio que durante las visitas intentarás destacar todas las cualidades de tu inmueble, pero no olvides mencionar también los defectos. Se te podría acusar de ocultar deliberadamente importantes defectos o vicios ocultos.

Esperamos que estos 5 defectos que hacen bajar el valor de un inmueble te ayudarán como base para eventuales negociaciones: Si quieres saber como negociar una propiedad a un precio justo, no dudes en leer nuestro artículo AQUI.