Los secretos del Home Staging o como revalorizar el interior antes de vender.

Cuando queremos vender, ningún detalle debe descuidarse: ni una puerta que chirría, ni una ventana que cierre mal… Es necesario dar una buena impresión desde la primera visita. El espacio, su adaptación, su distribución, su iluminación y el ambiente general que se cree, provocarán que el comprador potencial se sienta o no se sienta seducido. Si la compra se realiza por un flechazo, el Home Staging permite provocarlo. Dejamos aquí algunas normas a seguir:

Hacer las pequeñas reparaciones.

Que hemos ido dejando olvidadas, cuidar los pequeños detalles que provocan desorden y a los cuales quizás os hayáis acostumbrado… pero que el comprador observará inmediatamente.

Renovar las pinturas.

Con colores de tendencia pero neutros,  favorecer los colores claros, permite dar una sensación de espacio y de luminosidad (el gris perlado, el blanco roto…). Solo los zócalos y los revestimientos de madera pueden ser en tonos más oscuros, pero siempre coordinados con las paredes. Mejor escoger accesorios para dar toques de color: alfombras, lámparas, cojines, jarrones, etc…

Primer rol para los suelos.

Según el revestimiento escogido: parquet, moqueta, cerámica… el ambiente resultará cálido o frío. Es indispensable jugar con las alfombras para señalar las estancias, estructurar el espacio: un espacio entrada, un espacio salón, etc…

Revisar la adaptabilidad, evitar los ambientes demasiado sobrecargados.

Quitar los muebles demasiado voluminosos que encubran el espacio disponible y los que bloqueen el paso. Crear un espacio purificado, incluso despersonalizado, para que el visitante pueda visualizarse en el lugar. Retirar los objetos demasiado personales (cuadros, fotos, etc…). Reflexionar en conseguir una adaptación armoniosa de cada estancia. No dudéis ni un momento en separaros de vuestras colecciones invasoras. Para dar un aspecto más jovial, podéis alquilar muebles y accesorios en algunos decoradores y diseñadores.

Cuidar el ambiente: velas perfumadas, fuego en la chimenea…

No se imagina realmente el verdadero efecto que pueden aportar algunas velas, un cuadro bien situado, una grifería brillante, etc… Y una iluminación natural. La solución: abrir bien vuestras cortinas y no dude en dejar las lámparas encendidas (favorecer la iluminación indirecta, etc…), incluso en pleno día. Las cortinas dan inmediatamente un ambiente cálido y atenúan el ruido.

Impecable.

Es absolutamente necesario que se respire a limpio y ordenado. Cuando se va a producir una visitar, es necesario limpiar la casa hasta los menores recovecos para que el visitante no se lleve con una impresión negativa.

Resumiendo: La regla de oro para vender y seducir a los visitantes, es simplificar, aligerar la decoración a fin de aportar un máximo de espacio creando al mismo tiempo un ambiente cálido. Si se siente preparado, puede lanzarse usted solo en el relooking de su casa, o incluso tentar su suerte inscribiéndose a alguna cadena de televisión (pero el resultado no está garantizado). Si dispone de presupuesto, no debe gastar más de 1% del precio de venta para dar un aspecto más nuevo a vuestra casa.

Puede dirigirse a un profesional del Home Staging. Pero atención, exija referencias con verdaderas competencias, ya que algunos aficionados en decoración se convierten en profesionales de la noche a la mañana. Puede pedir consejo a un arquitecto de interiores que podrá guiarle o dirigirle hacia alguien competente. También, puede contactar con nosotros.