Antiguamente relegada hacia el fondo de la casa, o hacia la fachada de la calle, ahora rivaliza cada vez más con la sala de estar… Es cierto, ahora la cocina forma parte del comedor y de las zonas de disfrute del hogar.

En cuanto al cuarto de baño, hay que recordar que el 10 % solamente de las viviendas en los años 50 disponia de ellos, contra el 98 % en el día de hoy. Al mismo tiempo, hemos perdido la luz natural porque la cocina se sitúa la mayoría de las veces en el corazón de la vivienda. En cuanto a las zonas «día-noche» (la zona dormitorios, la parte vida social y familiar) que divide la vivienda entra una parte que reagrupa las habitaciones y el cuarto de baño, y una parte destinada al salón, al comedor y a la cocina, existe desde los años 60.

¿Cómo sigue la evolución de la vivienda y los cambios de la sociedad?

Es una cuestión difícil, porque esto vuelve a plantear la cuestión de la adecuación entre la oferta y la demanda social, y de saber cual es uno u otro determinante. La evolución de la sociedad es a la vez una evolución de la familia y de los intercambios de opinión entre los individuos y los grupos sociales, etc…

En la vivienda contemporánea, encontramos menos trasteros, menos bodegas, menos entradas, menos pasillos, y pronto nos despediremos de bidés, bañeras… Al mismo tiempo que las ventas de hydromasajes a particulares se ha incrementado vertiginosamente. Lo cierto es que la oferta se mueve con relación a la demanda…