Decidir trabajar con un property hunter no es una decisión fácil. Implica saber perfectamente lo que deseas, definir tus criterios de búsqueda, pero también conlleva la confianza de que tu proyecto inmobiliario obtendrá más éxito. Pero, ¿qué podemos esperar realmente de un Property Hunter? ¿Para qué sirve esta «misteriosa» profesión? ¿Para qué y cuando elegir a un Property Hunter? Aquí os dejamos un pequeño repaso en 10 puntos.

Hagamos el siguiente ejercicio: pon una cruz delante de cada objetivo y cuenta las cruces al final del post. Si obtienes al menos 5 de los 10 objetivos descritos más abajo, entonces probablemente tengas una muy buena razón para querer contactar con un especialista en la búsqueda de propiedades llamado «House Hunter”, “Property Hunter» o recientemente en España “personal shopper inmobiliario”.

¡Vamos a ello! Para tí, la elección de un Property Hunter, ante todo, es para:

1- Impulsar tu proyecto.

¿Estás maduro, entiendes el mercado y deseas lograrlo? ¿Estás cansado o tienes una fecha límite y debes ser efectivo ahora? La primera misión de un property hunter es efectivamente impulsar tu proyecto, darle el ritmo para que puedas encontrar tu casa ideal más rápido… y sin deteriorar tus expectativas.

A menudo, los factores externos con plazos conocidos motivan el deseo de eficiencia de un comprador (o de un arrendatario): un próximo nacimiento que hace que el apartamento se vuelva demasiado pequeño, el regreso en septiembre para cambiar de escuela, etc.

A veces, el momento es más «sufrido», por ejemplo, cuando se trata de dejar un apartamento de alquiler antes de la fecha de vencimiento de contrato… o cuando hemos vendido «demasiado rápido» nuestro apartamento. Atención, este último caso ocurre con bastante frecuencia: ¡no os pongáis una presión innecesaria vendiendo demasiado rápido vuestro apartamento antes de haber localizado o comprado el siguiente!

Sin embargo, a veces la motivación para impulsar un proyecto de compra no depende de una fecha de vencimiento, sino de un carácter más psicológico. Es, por ejemplo, la necesidad de ser eficaz y de «adaptarse» una vez que el mercado se conoce bien y se realizan visitas. A veces, también se debe a que una sensación de laxitud y soledad se vuelve pesada, invasiva e invita a cambiar de enfoque. ¡A menudo, es el miedo a un aumento de los tipos de interés o de las cláusulas hipotecarias lo que acaba marcando el ritmo!

Por término medio, en ELEETER, un proyecto de búsqueda dura entre 30 y 40 días (datos Eleeter 2018 – 37 días), desde el inicio hasta la oferta aceptada.

2- Ganar tiempo

¿Tienes poco tiempo que perder, entre el trabajo y la familia, y prefieres hacer otra cosa en tu tiempo libre?

Un property hunter dinámico y motivado te hará ganar mucho tiempo. Pero atención, ahorro de tiempo no significa ser menos reactivo, son dos conceptos muy diferentes. Tendrás que ser tanto o más reactivo, especialmente para reaccionar ante los productos propuestos y realizar visitas. Pero como las propuestas ya están dirigidas y verificadas antes de visitarlas, ¡es mucho más factible para tí!

A menudo, el ahorro de tiempo se traduce en una mayor calidad en tu vida profesional (dejar de llamar a los agentes inmobiliarios o ir corriendo a las visitas entre reunión y reunión…) y tu vida personal (no pasar tus tardes viendo viviendas en Internet, desplazamientos inútiles,…).

3- Ver propiedades que hoy no ves.

Miras algunas páginas inmobiliarias, hablas con agentes, pero sientes que no consigues ver todo el mercado.

Incluso si vas a 5 o 10 páginas inmobiliarias, no puedes ver todo lo que hay en el mercado. ¿Sabías por ejemplo, que Idealista representa «solo» el 60% de los bienes en venta? Y que el 70% de los productos en internet están duplicados. En otras palabras, ves muchos inmuebles pero muchos «para nada”… e inevitablemente te faltan por ver.

Tiene sentido esperar que un property hunter vea cosas que tú no consigues ver hoy y por supuesto, un buen property hunter te permitirá acceder a un “mercado oculto” en buenas condiciones gracias a sus relaciones privilegiadas y sus redes. Es ante todo una cuestión de disponibilidad y reactividad!

4- Ser mucho más reactivo.

Sabes que las propiedades interesantes «se van» de inmediato y te das cuenta de que te cuesta verlas antes y visitarlas el primero. Hoy en día, todo sucede a través de internet en cualquier proyecto inmobiliario (excepto el «off market», como hemos visto AQUI).

3 cifras: el 87% de los españoles inician su proyecto inmobiliario en Internet, el 30% de los internautas se conectan a un portal inmobiliario cada mes y 1,6 millones de internautas visitan una página web cada día.

En un mercado tenso, con pocas ofertas y muchos compradores como el de Barcelona, por ejemplo, la competencia es enorme. Sobre todo porque muchas personas están buscando lo mismo. Así que, cuando un bien interesante aparece en la web, es la «guerra», tienes que ser el primero en visitar y hacer una oferta para poder tener una oportunidad.

¡Dejemos a un lado los productos que «vagan» por la web! Realmente, son de poco interés: son demasiado caros o tienen defectos inaceptables… y son fáciles de encontrar. Una vivienda de calidad en Barcelona, ella en cambio, «llega» al mercado por la mañana y, el mismo día, tiene varias visitas y varias ofertas… Cada hora o incluso cada minuto ganado para ver el bien antes, visitarlo antes y hacer una oferta antes que los demás cuenta.

La reactividad es una fuerza que podéis y debéis esperar de vuestro property hunter. Pero cuidado, muchos no tienen herramientas o métodos más efectivos que los compradores motivados: son las mismas alertas, los mismos portales inmobiliarios.

En ELEETER, tenemos una herramienta tecnológica y exclusiva que permite a nuestros “property hunters” cubrir el 100% de las viviendas del mercado y disponer de los anuncios antes que todo el mundo. Incluso y especialmente los portales inmobiliarios.

5- Dejar de hacer visitas para nada.

Estás cansado de desplazarte para nada, de descubrir defectos desafortunados durante las visitas, a pesar de centrar todos tus esfuerzos por acertar. Las visitas a casas o apartamentos son a menudo una fuente de decepción para los compradores que buscan el bien de sus sueños. Más de una de cada dos visitas son realmente inútiles, porque revelan, durante la propia visita, defectos inaceptables. Este es uno de los grandes dramas de la búsqueda inmobiliaria.

Trabajar con un property hunter permite evitar estas decepciones de las visitas «para nada». De hecho, un property hunter con experiencia sabrá plantear con más precisión las «buenas» preguntas al propietario vendedor o al agente inmobiliario y creará un clima de transparencia «entre profesionales». Esto eliminará visitas a propiedades con defectos fatales.

Sin embargo, los property hunters tradicionales integran en su servicio un concepto de visita previa: visitar un bien sin un cliente y luego hacer un informe de la visita. En ELEETER, creemos que las visitas previas son inútiles: por un lado, a los agentes inmobiliarios no les gusta esto y, de repente, solo permiten los productos difíciles de vender (demasiado caros o con defectos) y en segundo lugar, es un coste adicional (tiempo de visita previa, tiempo de realizar el informe) que para el comprador no está justificado.

De media, en ELEETER, un cliente comprador visita 5 propiedades antes de hacer una oferta aceptada.

6- Ser realmente escuchado.

A menudo tienes la impresión de estar solo y de que tratan de venderte algo más que satisfacer tus necesidades. ¿Esto te resulta agotador?

A menudo, en un proyecto inmobiliario, descubrimos con asombro que los agentes inmobiliarios tienen muy poco interés en los compradores… salvo que también sean propietarios con objetivo «captar» su vivienda. Esto se debe al hecho de que el cliente de un agente inmobiliario es ante todo el propietario vendedor.

Sin embargo, solo frente al mercado, un proyecto inmobiliario es complicado: comprender los criterios que hay que hacer evolucionar, las zonas en las que hay que buscar, el modo de comportarse en una visita, de analizar un bien, de proyectarse, de saber determinar el precio de una oferta, de analizar los defectos, de decidir… A lo largo de un proyecto, puede ser útil o incluso indispensable tener un experto objetivo con quien intercambiar con absoluta confianza. Todos los property hunters ofrecen una escucha sincera y una comprensión de las expectativas.

La verdadera prueba es después de una reunión con un property hunter preguntándose si entendió bien el proyecto, si los intereses están completamente alineados y si el modo de remuneración es perfectamente coherente con el suyo. La confianza es el combustible de cualquier proyecto.

7- Delegar tareas ingratas y difíciles.

Buscar propiedades, llamar a los vendedores, llamar a agentes inmobiliarios, comprobar las cargas, los datos del Registro de la Propiedad, etc. si alguien puede hacerlo mejor que tú, ¿no es mejor delegar?

Para llevar a cabo un proyecto inmobiliario se necesita experiencia y resistencia. Especialmente en el momento de la búsqueda de propiedades obviamente.

La verificación de una propiedad antes de una visita a veces es ingrato para un comprador: el simple hecho de tener al agente al teléfono y hacer las preguntas correctas es complicado. Como hemos visto, es esencial no visitar “para nada”.

Pero otro trabajo ingrato y difícil se produce en el momento de la oferta misma después del compromiso. Cualquiera que haya estudiado detenidamente la documentación, los diagnósticos técnicos, el certificado de eficiencia energética, o que ya haya revisado las actas de una reunión general de copropiedad, conoce el lado un tanto rebuscado pero capital de este trabajo. Es necesario poder detectar entre todos estos elementos los puntos de fragilidad, de clarificación a tener y no dejar pasar nada. Es necesario hablar con el notario, el administrador de fincas, el ayuntamiento o estudiar el catastro a veces.

Trabajar con un property hunter con buena experiencia y recursos expertos te da una gran serenidad.

8- Para asegurarse de comprar al precio correcto.

Las sumas en juego son enormes y por pequeñas cosas se puede perder una gran oportunidad… ¿no quieres pagar de más por estar bajo presión?

Para muchos compradores, negociar un bien inmueble es una parte muy difícil de entender: no es fácil evaluar realmente el valor de un bien, compararlo con otros bienes o entender realmente la situación competitiva de otros compradores. Igualmente la capacidad de saber argumentar negociar requiere técnica, porque basarse solo en impresiones poco objetivas no es efectivo frente a un agente. En cuanto a explicar por qué tiene que bajar sus honorarios, tampoco es sencillo.

Un buen property hunter resulta por tanto muy útil en esta fase de fijación de precio en una oferta y negociación. El punto importante es asegurar el verdadero talento de negociador del property hunter (a algunos no les gusta ese aspecto del trabajo) y especialmente su motivación. Porque es un verdadero combate.

También hay que entender cuál es el coste un property hunter y la coherencia del modelo. En ELEETER, la negociación de precios está en el corazón de los conocimientos del property hunter y del servicio. El modelo de remuneración refleja esto con la tarifa del 10% sobre la bajada del precio obtenida por el property hunter.

9- Para gestionar riesgos.

¿Sabes que un proyecto inmobiliario siempre es complicado, a menudo con la necesidad de conocimientos técnicos y experiencia para tomar las decisiones correctas?

La verificación de los bienes inmuebles es esencial en una transacción inmobiliaria. Las cosas nunca salen según lo planeado y hay que estar preparado para ello. Ciertos descubrimientos en asociaciones generales de propietarios, en los diagnósticos o en conversaciones con un administrador de fincas pueden dar lugar a dilemas reales. Pueden poner de manifiesto riesgos de estructura, de sobrecostes de obras, de derecho de usufructo de una terraza, de una futura construcción, etc… Cualquier tipo de cosas que pueden poner en peligro el proyecto.

Por consiguiente, pueden plantearse varias opciones: retractarse, renegociar, poner una cláusula suspensiva… o continuar. Un buen property hunter siempre debe estar de tu lado para evitar los riesgis y proteger tus intereses. Y si la primera no es “la casa perfecta”, lo será la siguiente!

10- Tener a alguien de tu lado para proteger tus intereses.

¿Necesitas asesoramiento objetivo y acompañamiento de la A a la Z de alguien que no tiene nada que venderte? ¿Sientes que tienes ideas preconcebidas, áreas poco claras y necesitas un verdadero compañero para poder avanzar?

Después de la escucha, el verdadero valor añadido de un property hunter está en el consejo. Poder confiar en un experto objetivo es valioso. En todo momento del proyecto, desde la selección de las propiedades, la verificación antes de las visitas, la negociación del precio y la validación técnica del bien, todas las acciones de un property hunter deben estar en perfecta alineación con los intereses del comprador o del inquilino. La confianza debe ser total, la comunicación perfecta, el sentimiento de escucha y el asesoramiento permanentes.