¿El COVID-19 te obligó a quedarte en casa y teletrabajar? Trabajar desde casa te expone a múltiples fuentes de distracción. Y mientras compartas tu casa con la familia o con compañeros, puede que haya sido muy difícil mantener la concentración. Echa un vistazo a nuestros 5 consejos para organizar tu espacio de trabajo en casa.

Definir un espacio de trabajo cerrado y privado

Para reducir las distracciones en tu espacio de trabajo, empieza por establecer barreras físicas. Si puedes, convierte una habitación cerrada de tu casa en una oficina. Puede ser por ejemplo, tu habitación, un desván o la antigua sala de juegos de tu hogar.

Si no tienes una habitación cerrada disponible, puedes elegir trabajar en tu sala de estar o en el comedor. Pero sigue siendo importante poder aislarse. Arregla tu espacio para que sea propicio para la concentración. No dudes en reorganizar la habitación para poner un escritorio, un ordenador y levantar barreras físicas tanto como sea posible.

Instalar una cortina o un biombo para separar una habitación por la mitad, por ejemplo, puede ser una buena idea. Esto te permite aislarte del resto de la familia de la casa, y definir un espacio dedicado al trabajo donde puedas concentrarte. No olvides establecer reglas con la familia. Cuando estés en este espacio, sólo deberías ser molestado para los mensajes realmente importantes.

Comprueba la calidad de tu conexión a Internet

Dependiendo de las necesidades de tu trabajo, puede que necesites una conexión de mejor calidad que la que usas en casa normalmente. Tu trabajo puede requerir (por ejemplo) el uso de un software que requiere una banda ancha (o fibra óptica), para el intercambio de grandes archivos con tus colegas. Esto es especialmente importante si hay varias personas en tu casa trabajando a distancia.

No dudes en adaptar tu suscripción para mejorar tu conexión. Tal vez incluso tu jefe podrá reembolsarte la diferencia.

Ilumina tu espacio

Un espacio de trabajo sin luz es un gran obstáculo para la concentración. Si tu espacio es demasiado oscuro y si tienes que entrecerrar los ojos para leer, te cansarás más rápido. Es aconsejable utilizar la luz natural tanto como sea posible. Pero también debe tener fuentes de luz artificial tan pronto como la luminosidad exterior disminuya.

No dudes en multiplicar las fuentes de luz. Una lámpara colgante proporciona una iluminación uniforme en la habitación, pero es importante tener también una lámpara de escritorio para una iluminación adicional. Orienta la luz para que no interfiera con tu trabajo en el ordenador. Una lámpara de escritorio correctamente colocada no debe ser movida.

Amuebla tu espacio de trabajo de forma inteligente

Cada elemento de tu espacio de trabajo debe ser cuidadosamente elegido para ayudarte a trabajar de manera óptima. ¡No te niegues nada! Cada espacio de trabajo será diferente dependiendo de tu trabajo. Intenta recrear un espacio similar al de tu oficina. Con el mismo espacio de almacenamiento y muebles similares. En resumen:

1 – La silla

Elija una silla en lugar de un sofá o un tabourete. La silla debe ser cómoda y ergonómica para apoyar la espalda. Además de prevenir cualquier dolor de espalda, el hecho de sentarse correctamente tiene un gran impacto en la fatiga y, por lo tanto, a largo plazo, en tu capacidad de concentración.

2 – El escritorio

El escritorio debe ser tan grande como tu espacio lo permita y tener mucho espacio de almacenamiento. Tener un escritorio espacioso es esencial para la concentración. Si planeas pasar mucho tiempo con el teletrabajo en los próximos meses, la compra de un escritorio que se adapte a tus necesidades puede revolucionar tus días de trabajo.

3 – El equipo

Organiza todo el material que puedas necesitar para limitar los viajes innecesarios y crear un ambiente de trabajo favorable. La pantalla del ordenador debe estar a la altura de los ojos y el ratón a la altura del teclado. Esta es la forma más natural y menos agotadora de trabajar. Si es posible, pon la impresora y los recambios al alcance de la mano, así como los bolígrafos y los cargadores. Cada viaje es una oportunidad para perder la concentración. Para ser productivo, trata de limitar tus viajes a los descansos que has planificado para tu día.

Ordenar para trabajar mejor durante el día.

Por último, tómate 15 minutos cada día para ordenar tu espacio de trabajo antes de empezar. Un espacio de trabajo despejado es un signo de un cerebro aireado. Aumenta la cantidad de almacenamiento en tu espacio de trabajo. Archiva tus notas en un cajón o etiquétalas en una estanteria. No sólo ahorrarás tiempo, sino que también mejorarás tu concentración.

Esperamos que estos 5 consejos para organizar tu espacio de trabajo en casa te ayudarán a ser lo más efectivo posible.